Puerto Rico: tablado de piñones y Guavate

Si te gusta la bicicleta una de las mejores rutas de Puerto Rico es el tablado de Piñones. Saliendo desde San Juan, el primer tramo sin carril bici cubre 6km desde el barrio de Condado hasta Isla Verde. Tras pasar Isla Verde hay un carril bici en el lado izquierdo de 4km que te lleva a Piñones.

Y es en el pueblo de Piñones donde realmente empieza la ruta del tablado de Piñones, un carril bici de madera bien señalizado que durante 11km te llevará por playas, manglar, pinos y palmeras. En la carretera hay varios kioskos cada uno con su ritmo para comer aunque es mejor llevarte tu comida y pararte en alguna de las playas desiertas que encontrarás por el camino.

Desde San Juan hay cientos de opciones para hacer excursiones de un día porque Puerto Rico es una isla pequeña que mide 160km de largo por 56km de ancho. El único problema es que necesitarás coche porque el transporte público es un verdadero desastre (como en Estados Unidos) a diferencia de otros países de latino américa donde hay mucha frecuencia y las van llegan a sitios remotos.

Tuvimos suerte de que nuestras nuevas amigas de Puerto Rico nos enseñaran su isla y el domingo fuimos a comer lechón a Guavate con habichuelas, batata, arroz y más complementos que le puedes añadir. Es un plan muy popular entre la población local y en cada restaurante encontrarás música en directo y gente que sin dudarlo se anima a bailar.

El trayecto desde San Juan a Guavate nos ha dejado ver toda la montaña verde del centro de Puerto Rico y como las banderas de Puerto Rico proliferan en cada rincón de la isla porque a pesar de que estén bajo el control de Estados Unidos la gente se siente puertoriqueña y tienen una cultura e identidad que nada tiene que ver con gringolandia.

Al son de San Juan de Puerto Rico

 

San Juan de Puerto Rico nos recibió con música. Los lunes en la terraza Bonanza se baila bomba, música que llegó a Puerto Rico de la mano de los esclavos africanos. Se dice que la nostalgia les llevaba a bailar bomba y a crear letras de canciones a modo de protesta.

La bomba empieza con un solista al que contesta su coro con frases repetitivas Después, aleatoriamente sale gente a bailar y “desafían” a los percusionistas, uno de ellos encargado de seguir el ritmo improvisado del bailarín. Lo mejor es que veáis este vídeo de un lunes en la terraza Bonanza.

Mis ojos dicen que he llegado a una de las ciudades coloniales más bonitas de latino américa. El paseo en bici desde el barrio de Condado hasta el viejo San Juan me lleva por la costa de fortaleza en fortaleza hasta el Castillo de San Felipe del Morro.

Esta fortaleza se construyó para proteger la ciudad de los ataques por mar y su estructura es muy similar a los fuertes que construyeron los españoles en Cuba o en Campeche (Mexico). La última batalla que vivió el Castillo de San Felipe del Morro fue en 1898 cuando los estadounidenses nos derrotaron y perdimos Puerto Rico (mismo año que perdimos Cuba y Filipinas).

Como curiosidad decir que la bandera española todavía luce cuando un barco español atraca en el puerto de San Juan de Puerto Rico. Las encargadas de ondear la bandera son las siervas de María, unas monjas que desde aquel año, más de un siglo hace, conservan la tradición.

No me he cansado de perderme por el centro de San Juan de Puerto Rico porque es bastante agradable pasear entre las casas bajas con las fachadas de colores y doblar cada esquina para oir un nuevo ritmo caribeño. Hay dos bares que me encantaron para tomar una medalla: “Las Palmas” en la calle San Sebastian y “Little New York” un poco más adelante enfrente del mar.

Ha sido genial volver al Caribe, empiezo a pensar que tengo un lado caribeño oculto que sale a flote cada vez que pongo un pie en estas tierras. Esta vez se siente diferente porque en Puerto Rico hay una mezcla de cultura latina y estadounidense que no había visto en otro países de la zona.

Washington: NBA, compras y museos

 

¿Os podéis creer que había venido cuatro veces a Estados Unidos y nunca había ido a un partido de la NBA? Nos dijimos “¡esta es la nuestra!”. Compramos las entradas más baratas (30$) en ticketmaster para el partido entre Washington Wizards y Toronto Raptors.

A pesar de estar bastante arriba se veía bien y aunque no somos muy entendidos del baloncesto nos gustó el espectáculos y estábamos tan metidos en el ambiente que hasta pagamos los 12$ que costaba una cerveza. Te aseguro que merece la pena, ¡dentro vídeo!

El domingo aproveché para ir a Eastern Market ubicado en el barrio de Capitol Hills. El edificio antiguo del mercado tiene flores, artesanía, productos de la compra del día a día…etc pero los fines de semana también se pone un mercadillo en la calle con souvenirs, ropa y objetos de decoración. Además las terrazas bajo el sol incitan a tomar algo mientras los músicos de la calle dan la nota.

Una tienda que parece milenaria y no deberías perderte Sigue leyendo

Washington: el National Mall

 

La capital de Estados Unidos, Washington, me ha sorprendido para bien. Donde esperaba una ciudad enorme, ruidosa, con poca luz y atestada de gente, he encontrado todo lo contrario, una ciudad sin rascacielos, muy verde y hecha para pasear ya que las distancias no son muy largas e incluso te puedes desplazar en bicicleta.

Pasear por Washington ha sido como vivir en primera persona imágenes que tantas veces he visto en la televisión, fotos, vídeos y películas.

Empezando por el Monumento a Lincoln, aquí tuvo lugar el famoso discurso “I have a dream…” de Martin Luter King y la famosa escena de Forrest Gump en la que sale corriendo hacia Jenny quien en medio del estanque está gritando “¡Forreeeeest!”. Más allá de películas, el monumento se construyo en honor a Abraham Lincoln quién gobernó Estados Unidos durante la guerra civil.

Si continuamos caminando por el estanque llegamos a Washington Monument. Este obelisco se construyó en honor al primer presidente de Estados Unidos quien ganó la guerra de la independencia a los británicos. Este es el obelisco que aparece en las noticias cada vez que conectan con el corresponsal en Washington.

Cerca del obelisco está la Casa Blanca esa que vimos explotar en la película “Independence Day” Sigue leyendo

India: ¿Dónde dormir barato?

 

Buscar alojamiento en India a buen precio es fácil siempre y cuando seas consciente de que estas en un país donde las comodidades no son las mismas que puedes encontrar en Europa.

Palolem (Goa): Castle Guest House, 8$/noche, dormitorio.

Reservé vía booking con bastante anticipación porque suele estar lleno. No está a pie de playa pero me cautivó la piscina y el patio donde sirven el desayuno buffet incluido. A Palolem andando se tarda 10 minutos y a la playa de Patnem 5 minutos.

Candolim (Goa): Gabriel’s guest house. 20€/noche, habitación doble. Sigue leyendo

Munnar: entre plantaciones de té

¿Dónde dormir barato en Munnar?

He pasado varios días caminando por un lugar donde toda la paleta de colores del tono verde está presente en un paisaje impregnado hasta el infinito de plantaciones de té que encajan a la perfección cual rompecabezas. La montaña, el té, el buen olor y las no aglomeraciones de Munnar hacían que por momentos pensara que no estaba en India.

De los tres días que estuve en Munnar uno de ellos me apunté a una caminata con un guía local para aprender sobre el proceso de elaboración del té y cual fue mi sorpresa que de un sólo tallo de hojas sale el té blanco (brotes más jóvenes), el té verde (hojas menos jóvenes) y el té negro (dicho de mala manera, las peores hojas).

Las plantaciones de té se remontan a la época de los colonos británicos que venían de vacaciones a Munnar y pronto se dieron cuenta de que las colinas y el clima eran ideales para el crecimiento del té. Comenzaron la tala de árboles que trajo consigo la extinción de animales (ya no es tan fácil ver elefantes) pero convirtieron las plantaciones de té en el motor económico de la zona.

India es el segundo productor mundial de té, ¿pero a qué precio?. Sigue leyendo

Hampi: el último reino hindu

¿Dónde dormir barato en Hampi?

Me encuentro en Hampi rodeada de las ruinas de la antigua capital del reino de Vijayanagar, en medio de un paisaje esculpido por las rocas de granito.

El templo de Virupaksha dedicado al dios Shiva fue el único que quedó intacto tras el saqueo que sufrió la ciudad y siglo tras siglo ha perdurado como un centro de peregrinación. Enfrente de este templo se extendía un bullicioso bazar con todo tipo de alimentos, aves, animales e incluso diamantes y piedras preciosas, así lo relataron los portugueses a su paso por Hampi.

Siguiendo el curso del río se llega al templo Vittala donde tras un golpecito en cualquiera de los siete pilares resuena música propia de instrumentos de cuerda, viento o percusión. Los británicos también pasaron por Hampi y cortaron dos de los pilares para descubrir de donde salía la música pero no encontraron nada.

Para llegar a los rincones de Hampi en los que parece que el tiempo se suspendió hay que Sigue leyendo

Norte de Goa: si no fuera por ti…

¿Dónde dormir barato en Candolim?

Situémonos en los 60’s: el Norte de Goa era el final del hippie trail, el último punto de la ruta de aquellos que buscaban aislarse de occidente para centrarse en un mundo espiritual de paz y amor rodeados de drogas, sexo y gurús.

Situémonos en el S.XXI: Calangute, Anjuna y Arambol han visto como han evolucionado sus visitantes, pero literalmente, siguen siendo la meca del desmadre: decibelios descontrolados, motores que rugen, playas atestadas, casinos, drogas…

Sin embargo yo viví el Norte de Goa de forma distinta. Si no fuera por Anand, no hubiera terminado bailando Bollywood en el patio de un restaurante de la playa de Candolim, probablemente tampoco hubiera probado el Gulab Jamun ni hubiera ido al Aguada Fort en moto en plena noche estrellada.

De camino al aeropuerto decidimos parar en Panjim, la capital del estado de Goa y antigua capital de todas las colonias que establecieron los portugueses hace más de 500 años con el objetivo de alzarse con el control del comercio de especias.

“Quien ha visto Goa no tiene que ver Lisboa” Sigue leyendo

Sur de Goa: llévame en tu bicicleta

¿Dónde dormir barato en Palolem?

Mi primera experiencia en Goa fue ver amanecer en el trayecto que hicimos en moto desde Madgaon hasta Palolem. Lo considero un lujo de bienvenida, al igual que el chai que nos tomamos en la cuneta de la carretera por la que fuimos 40km casi en soledad, respirando un aire muy distinto al del resto de India.

En Palolem nos esperaba un desayuno a pie de playa y un largo arenal con bungalows por el que pasear con los primeros rayos de sol. Varios días se sucedieron entre palmeras, kayak, restaurante tibetano, la calle del mercadillo y las veladas nocturnas con música en directo y karaoke.

Desde Palolem se puede ir caminando a la playa de Patnem cruzando una pequeña colina. Patnem es menos pintoresca pero también menos masificada, ideal para hacer yoga y retirarte tras una puesta de sol de infarto!!

A una distancia asequible en moto desde Palolem está la playa Sigue leyendo

India: en tren de Ernakulam a Madgaon

Ernakulam(Kerala)- Madgaon (Goa), sleeper class, 12 horas, 445 rupias=6.26 Euros.

Una cosa de la que disfruto especialmente en La India es de viajar en tren porque tras las rejas he tenido las conversaciones más interesantes con la población local. Cada trayecto me ha enseñado a olvidarme y reirme de los tópicos y a mirar cara a cara sin sentimiento de desconfianza.

A la 16.00 ya estaba montada en el tren. Con las camas aun plegadas porque todavía brillaba el sol, me tocaba sentarme junto un grupo de amigos, abuelitos, que poco tardaron en invitarme a un té. Y si hay té, hay conversación entre risas y caras de asombro por ambas partes. En India y sobre todo en los trenes, he encontrado gente generosa.

Durante todo el trayecto, día o noche, pasan por los vagones vendedores de snacks, refrescos, samosas, etc, pero es mejor que lleves tu propia comida y bebida puesto que las condiciones higiénicas distan de mi confianza. Lo digo yo que me metí literalmente en la cocina del tren.

No querrás pasar toda la noche en el tren pegada al baño (agujeros), ¿no?. Como imaginabas, Sigue leyendo