19-21 Kuala Lumpur: la oscuridad tapa defectos y alumbra virtudes

 

He de decir que Kuala Lumpur me ha gustado gracias a mi amigo Cheng, si no es por él en algunos aspectos Kuala Lumpur se me hubiera quedado grande y en otros aspectos pequeña. Me ha parecido una ciudad para vampiros, para dormir por el día y vivirla por la noche.

Mi plan barato de torres Petronas incluye un atardecer en el parque KLCC con unas latas de cerveza del 7eleven para ver como cambia la iluminación de la ciudad. Si eres como yo y crees que te mereces un capricho, otro día apunta en tu mapa el roof top del “Heli lounge bar”: por el día es un helipuerto pero por la noche se convierte en terraza con vistas sobre toda la ciudad.

Mi ruta nocturna continuó por el barrio de Bukit Bintang que está lleno de centros comerciales pero a esta hora en la calle también hay música. Seguimos paseando hasta el mercado nocturno de comida en la calle Jalan Alor y optamos por Sigue leyendo

Anuncios

9-11. Georgetown: la pintura es un poema sin palabras

Al llegar a Penang percibo un ambiente menos musulmán que en Kuala Terengannu y mucho más chino, lo que da a la ciudad un carácter más abierto, incluso se puede encontrar cerveza relativamente “bien” de precio.

Pasear por Penang es como recorrer un museo de historia ya que las casas coloniales de la época británica han quedado ancladas en el pasado o como recorrer un museo de pintura, no hay que perderse ningún rincón o callejón porque muchos de ellos esconden murales que dan rienda suelta a la imaginación.

Georgetown es la ciudad que más me ha gustado no solo para visitar sino para comer. En un especie de comedor chino en el que cada uno se sienta donde pilla tres dim sum de gambas con un bol de arroz pegajoso, un hojaldre relleno de cerdo bbq y una botella de agua costaba 17 ringits, al cambio de hoy 3 euros. Sigue leyendo

5-8. ¿A qué suena la isla de Kapas?

 

A muy corta distancia la isla de Kapas suena a un coco que cae de la palmera, al salto del pez que interrumpe tu brazada y al sonido de las aves. A media distancia la isla de Kapas suena al motor de los barquitos que vienen con provisiones y más aventureros. A larga distancia la isla de Kapas suena a los truenos de la tormenta que tiene lugar en tierra firme y a la llamada al rezo del almuecín procedente de la mezquita de Marang a unos 20 minutos en bote.

Tenemos que cuidar la naturaleza porque no es normal que lugares como Kapas queden pocos. Kapas se ha librado de las carreteras, del asfalto, de la contaminación ambiental y acústica de los vehículos de motor, de la construcción masiva e incluso casi de las tecnologías.

Los cuatro días que he pasado en Kapas han transcurrido a un ritmo totalmente pausado, apenas he mirado el reloj. Me he sentido dueña de mi tiempo, única responsable de escribir las páginas de mi vida y totalmente alejada de los quehaceres impuestos por la sociedad. En parte este era el objetivo de los 105 días de viaje. Sigue leyendo

4. Kuala Terengannu: de camino a Kapas

 

Ayer por la noche crucé la frontera entre Singapur y Malasia. No lo hice sola sino rodeada de ordas de camiones, coche, motos, buses, rodeada de miles y miles de personas que viven en Malasia porque es más barato pero trabajan en Singapur porque el salario como mínimo se triplica.

Mi primera parada en Malasia tras un bus nocturno de 9 horas es Kuala Terengannu. El cambio más llamativo respecto al país vecino es que predomina la religión musulmana, la gente no habla inglés muy bien y hay un cierto ambiente de parsimonia elevada al cuadrado.

Y mi primera reflexión del viaje es que mi capacidad de sorpresa ha disminuido. Visité la mezquita de cristal de Kuala Terengannu pero después de haber visto las super mezquitas de Abu Dhabi, Estambul, Casablanca y Nueva Delhi, esta mezquita de cristal se me quedó corta. No es fea y tiene el detalle de que está sobre el agua pero no puedo evitar comparar con lo vivido anteriormente.

Tras esta reflexión no me he atrevido a visitar la mezquita flotante que está al otro extremo de la ciudad pero te animo a que vayas y tengas tu propia opinión. Para ello lo mejor es alquilar una moto, los autobuses en Kuala Terengannu son muy lentos, como ejemplo, 5km=50 minutos.

Lo más divertido de Kuala Terengannu es el arte urbano que está en el barrio chino, exactamente en Sigue leyendo