Oaxaca II: Pueblos mancomunados

El domingo nos dirigimos a los pueblos mancomunados. En la estación de Oaxaca de segunda clase cogemos una camioneta y vaya camioneta.

Cada vez que pisaba el freno temblaban asientos, ventanas…un trasto! jajaja. La camioneta nos para en una carretera de montaña y desde ahí hasta la primera aldea, Benito Juarez, son 4km por el monte.

Los pueblos mancomunados son 7 aldeas cuya población desciende de tribus zapotecas. Nuestro guía para la caminata a Cuajimoloyas era Amador, un chico de 22 años que pertenecía a la comunidad y que durante las 3 horas de senderismo me enseñó un montón de cosas.

Pueblos mancomunados Oaxaca

Me contó que los pueblos mancomunados tenían sus propias leyes. A la edad de 18 años podías empezar a trabajar para la comunidad y cada dos años se repartían de nuevo los cargos mediante una votación.

Con las subvenciones que han conseguido han construido puentes colgantes y tirolinas para moverse entre las aldeas. Otra cosa que me llamó la atención fue que, entre las comunidades a veces usan el trueque como forma de comercio. Amador me confesaba que las pocas veces que había ido a la ciudad había sido para vender la cosecha de sus tierras.

pueblos mancomunados oaxaca

Y lo que más me gustó es que estos pueblos aún conservan su lengua nativa, el zapoteco. Nos contaba Amador que en el colegio les enseñan en Zapoteco y en Español. Es un placer pasearse por unos pueblos mexicanos y no entender nada de lo que hablan. Esto es cultura que no debe perderse. 😉

Mañana más. Un besote 🙂

Anuncios

Oaxaca I: Hierve el agua y Mitla

Este estado no deja indiferente a nadie. Para aprovechar este pequeño puente decidí moverme al interior de Oaxaca (6.30 horas desde la estacion TAPO de México).

El sábado, mientras desayunaba, conocí a Joss un chico de Cánada que está haciendo una ruta por México. Como tenemos los mismos planes decidimos viajar juntos y además está interesado en aprender español y yo puedo ayudarle con sus primeras frases.

Para mí, el punto fuerte del día fueron las cascadas de Hierve el agua. Os podéis imaginar el estado de la carretera si os digo que para hacer 13 km tardamos 40 minutos. Pero sin duda, un baño a 3000 metros de altura no tiene precio.

Hierve el agua

Desde las piscinas naturales de Hierve el agua se ve toda la sierra oaxaqueña. Una vez que estés fresco puedes emprender la corta caminata hasta la cima de las cascadas. He viajado mucho y puedo decir que este paisaje es único.

Mitla (ciudad de los muertos o lugar de descanso) es una población rica en historia y tradición. Las ruinas de Mitla datan de dos o tres siglos antes de la conquista española y durante esa época fue uno de centros ceremoniales más importantes de la región zapoteca. Si tienes tiempo, merece la pena dar un vuelta!

mitla

Entre Hierve el agua y Mitla pasamos por una fábrica de mezcal: bebida hecha a base de la planta de maguey y similar al Tequila pero más fuerte.
 
Como peculiaridad puedo contar que en el fondo de la botella encontraréis un gusano rojo y según manda la tradición, el gusano se lo comerá aquél que se beba el último trago. Por suerte, nuestros chupitos venían sin gusano! jajaja

mezcal

Mañana madrugamos para visitar los pueblos mancomunados.
Un besote 🙂