De vuelta a Viena

 

Cuando eres un viajero por trabajo llega un día en que no buscas monumentos sino momentos. Y esos momentos que eché de menos en Viena aquel ya lejano crudo invierno de Febrero los he encontrado ahora, en Agosto, que he regresado con más tiempo para mirar más allá de rimbombantes palacios.

Un sitio para disfrutar una lata de cerveza mientras metes los pies en el estanque bajo el sol de Viena es Karlsplatz. Te sugeriría un libro o una charla interesante con tu mejor amiga pero te va a despistar la cúpula verde de la iglesia de San Carlos.

La catedral de San Esteban está bien pero un momento mucho más feliz fue reencontrarme con viejas amistades y pasar varias tardes en la terraza del Strandbar Hermann al borde del canal con las hamacas, la arena y la cerveza.

Strandbar Hermann

Strandbar Hermann

Si has viajado poco por Europea los palacios de Viena te dejaran atónito pero a día de hoy yo disfruto más pedaleando que visitando palacios al ritmo de un turista con prisas. Sigue leyendo

Anuncios