De vuelta a Viena

Cuando eres un viajero por trabajo llega un día en que no buscas monumentos sino momentos. Y esos momentos que eché de menos en Viena aquel ya lejano crudo invierno de Febrero los he encontrado ahora, en Agosto, que he regresado con más tiempo para mirar más allá de rimbombantes palacios.

Un sitio para disfrutar una lata de cerveza mientras metes los pies en el estanque bajo el sol de Viena es Karlsplatz. Te sugeriría un libro o una charla interesante con tu mejor amiga pero te va a despistar la cúpula verde de la iglesia de San Carlos.

La catedral de San Esteban está bien pero un momento mucho más feliz fue reencontrarme con viejas amistades y pasar varias tardes en la terraza del Strandbar Hermann al borde del canal con las hamacas, la arena y la cerveza.

Strandbar Hermann

Strandbar Hermann

Si has viajado poco por Europea los palacios de Viena te dejaran atónito pero a día de hoy yo disfruto más pedaleando que visitando palacios al ritmo de un turista con prisas.

Alquila una bici y recorre el anillo que bordea el centro de Viena entre los históricos edificios del ayuntamiento, el parlamento, el palacio imperial Hofburg, la ópera, el museo de historia natural y el de historia del arte entre otros.

Palacio Hofburg

No me subí a la noria del Prater pero ese parque me pareció el lugar idóneo para ir a correr mis 30-45 minutos y vivir de otra manera las tardes de Viena entre semana. Y si no quieres ir tan lejos otro parque que está bien para correr es el Augarten.

El Palacio de Belvedere también suele estar en la agenda de los turistas pero yo me quedo con comer rico y en abundancia en un restaurante que está justo al lado, el Salm Brau, con cerveza propia, con suculento codillo y el mejor schnitzel que probé en Viena.

codillo viena Salm Brau

Y si tienes que ver a fondo algo que sea la Casa Hundertwasser. Por su extravagancia, su deformidad, su vegetación y su colorido se ha convertido en mi monumento favorito de Viena que en mi primera visita ni sabía que existía.

Los árboles que ocupan la fachada se dice que representan que la naturaleza está recuperando el espacio que le ha quitado el urbanismo.

Casa de Hundertwasser

Casa de Hundertwasser

Me voy de Viena con una imagen muchísimo mejor de la que tenía en mi memoria. Tanto es así que me temo que no hay dos sin tres. Como tarde o temprano haré la ruta en bici por el Danubio volveré a pasar por aquí.

Anuncios

Un comentario el “De vuelta a Viena

  1. Pingback: De Passau a Viena en bici por el Danubio. Etapa 7: Krems-Klosterneuburg, 64km | ÓRALE COMPADRE!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s