2200km viajando en moto por India

 

Esto si que ha sido vivir la INDIA con mayúsculas. Mi quinto viaje a India ha sido el más intenso a nivel emocional porque necesitaba reencontrarme con Ankur tras superar unos meses complicados y a nivel aventura porque hemos llegado a sitios recónditos de inigualable belleza pero donde la falta de medios me ha sacado de quicio en alguna ocasión.

En este artículo voy a hacer un resumen del itinerario que seguimos durante 22 días y os dejo unos vídeos de cómo son las carreteras de India por si os animáis a probar, que tengáis una idea de lo que os podéis encontrar.

Razones para viajar en moto por India:

  • Tener una visión del país que va más allá del turismo.
  • Parar en cualquier lugar que te apetezca.
  • Alcanzar lugares a los que llegar en transporte público sería una pesadilla o imposible.
  • Libertad de horarios.
  • Sentir el viento y recrearte con el paisaje.
  • DSCN8565_done

    Te recomiendo:

  • Madrugar para evitar atascos.
  • No conducir de noche.
  • Mirar cuánto tardarás en cubrir cierta distancia y sumarle dos horas extras.
  • Armarte de paciencia, inhalar y exhalar, ooom ooom.
  • Mentalizarte de que vas a dar muchos tumbos (verás tu culo!!).
  • Itinerario:

  • Día 1: llegada a Gurgaon.
  • Volver a la casa en la que viví con Ankur fue una emoción tremenda que afortunadamente no me sobrepasó. Aprovechamos el día para ver a sus tíos, primos y tomar algo con una amiga. La verdad es que siempre que he venido a India me he sentido muy querida en el entorno de Ankur y totalmente aceptada a pesar de las diferencias culturales.

  • Día 2: Vuelo a Goa con Air India. En moto a Palolem: 60km
  • La moto la alquilamos a través de la web Wheel Street. Las motos que estaban disponibles para entregar y devolver en el aeropuerto costaban 500 rupias por día. Para recorrer las playas del estado de Goa es suficiente con una scooter de 125cc para dos personas.

  • Día 3: Palolem
  • Día 4: Palolem – Agonda – Palolem: 20km
  • Día 5: Palolem – Anjuna: 90km
  • Día 6: Anjuna – Chapora Fort – Arambol:26km
  • Día 7: Arambol – Aeropuerto Goa:65km
  • Día 8: Gurgaon – Agra: 236km
  • El resto del viaje lo hacemos con la moto de Ankur, una de 250cc, con asiento cómodo para dos personas y con respaldo trasero el cuál mi espalda siempre agradece.

    Esta carretera es una de las pocas autopistas de India pero atento porque a pesar del buen asfalto y la poca circulación se cruzan animales que pueden provocar un accidente. En las carreteras de India las motos no pagan peaje excepto en esta. Aún así, no es mucho.

  • Día 9: Agra:25km
  • Día 10: Agra – Gurgaon: 236km
  • Adelantamos un día nuestra vuelta porque ayer por la noche mientras conducíamos nos robaron el móvil. De noche es muy fácil perder la orientación por la poca iluminación de las calles y carreteras. Volvíamos de cenar, sacamos el móvil para mirar el GPS y por arte de magia, desapareció. Un chico vino corriendo con una moto, se puso a nuestro lado y dio un tirón. Dimos gracias de no caernos de la moto y pensamos que al menos, cualquier cosa material tiene fácil solución.

  • Día 11: Gurgaon
  • A parte de encargarnos de cosas relacionadas con el robo, aprovechamos para cambiar el equipaje y rellenar el botiquín ya que comienza la parte de montaña del viaje. Si en Goa y Agra era suficiente con pantalones cortos y camisetas, ahora necesitamos pantalón largo, forro polar y bufanda. Y de paso salimos a cenar con unos amigos de Ankur.

  • Día 12: Gurgaon – Deradun: 275km
  • Día 13: Deradun – Mussoorie – Barkot: 125km
  • Día 14: Barkot – Janki Chatti (45km) + trekking a Yamunotri (10km ida y vuelta)
  • Este fue el día con el paisaje más bonito de todo el viaje con montañas nevadas muy altas al fondo pero también fue el día que tardamos 2 horas y media en hacer 45km: desbordamientos, tramos de carretera rotos por la mitad, barrizales, agujeros, camiones atascados en pasos estrechos…etc

  • Día 15: Janki Chatti – New Tehri: 186km
  • Día 16: New Theri – Kanakchonry (pueblo base para acceder a Kartik Swami Templo): 154km
  • Día 17: Trekking Kartik Swami Templo (6km ida y vuelta) + moto a Rishikesh: 178km
  • Día 18: Rishikesh
  • Día 19: Rishikesh – Haridwar – Rishikesh: 50km
  • Día 20: Rishikesh – Ghaziabad: 200km
  • Paramos a visitar a otro buen amigo de Ankur y pasamos una tarde/noche muy divertida con un cena exquisita.

  • Día 21: Ghaziabad – Gurgaon:61km
  • Las despedidas son amargas pero nos quedamos contentos de que esta casa y nuestra memoria se siga llenando de buenos recuerdos. Nos damos un último homenaje en uno de nuestros restaurantes favoritos “Lama Kitchen”.

  • Día 22: Vuelta a Madrid
  • Estas son las pinceladas del viaje en moto por India. En próximos artículos profundizaré más en mi experiencia emocional, en la forma de vida en India, qué se puede hacer en cada destino y cómo es conducir por un país cuyas carreteras te deparan sorpresas diarias.

    Anuncios

    Itinerario: 100 días de viaje por Singapur, Malasia, Sumatra, India y Nepal

     

    SINGAPUR

    1-3 Singapur: comienza la aventura.

    MALASIA

    4 Kuala Terengannu: de camino a la isla de Kapas.

    5-8 ¿A qué suena la isla de Kapas?

    9-11 Georgetown: la pintura es un poema sin palabras.

    SUMATRA Sigue leyendo

    99-100 Mi vorágine antes de volver a casa

     

    Estaba muy mentalizada de esta fecha porque el vuelo Katmandú-Madrid lo tenía comprado desde Mayo. Todo llega a su fin pero me voy con el sentimiento de que me puedo morir tranquila: “el día que comprendí que lo único que me voy a llevar es lo que vivo empecé a vivir lo que me quiero llevar”.

    Hablando de kilómetros, este no es el vuelo de vuelta más largo que he hecho en mi vida pero si es uno de los vuelos más interminables si tratamos las emociones. Estos últimos días han sido como una olla a presión de sentimientos contrapuestos, algo así como tener la mitad de tu cabeza en Katmandú y la otra mitad en Madrid.

    Por un lado me entra nostalgia cuando echo la vista atrás porque esto ha sido una dulce vorágine. Han sido muchos momentos irrepetibles y claro, siempre podré volver a un sitio pero cada minuto de la vida es único. Voy a echar de menos la sensación de libertad y de no mirar el reloj porque en breves entraré de nuevo en ese bucle en el que corremos demasiado y a tal velocidad no apreciamos nada. La montaña me ganó dos veces en el último instante y esto hace unos años por orgullo hubiera sido imposible pero ahora mismo valoro más el camino que la cima. Sigue leyendo

    72: entrando en Nepal por la frontera de Gorakhpur/Sonauli

     

    Llegué a Gorakhpur tras 15 horas en un tren nocturno procedente de Nueva Delhi. Esta vez viajé en clase A3, más cómoda, con ventanas herméticamente cerradas, sin ruido, colchón un poco más mullido, almohada y manta. Muy diferente a mi querida sleeper class que sigue siendo mi preferida cuando no estoy convaleciente.

    Gorakhpur es la típica ciudad fronteriza fea con avaricia aunque ostenta el record de tener la estación de tren con el andén más largo del mundo, 1.3km.

    Cuanto antes llegues a Gorakhpur mejor porque la frontera está exactamente en Sonauli a unos 100km. Hay muchos buses públicos que por 100 rupias (1.30€) hacen el trayecto.

    Nepal es un país que tiene que importar muchos productos y la mayoría de ellos pasan por esta frontera por lo entre Gorakhpur y Sonauli verás cientos de camiones (más coches, motos…) por un solo carril y un atasco interminable que abastece a Nepal de comida, maquinaria, coches, muebles…etc.

    Por fin me bajo en Sonauli y me dirijo al puesto de inmigración maltrecho y Sigue leyendo

    66-71 Seguro de viaje Chapka Direct: mi mala experiencia en India

    Llevábamos tres días sonrientes, rememorando aventuras por el Himalaya, sin saber si algún día volveríamos a vernos y deseando recorrer más rincones de Orchha. Así estábamos hasta que una vez más, diarrea. Me encanta la comida de India pero mi estómago se resiente y sufro con asiduidad “efectos secundarios”.

    Todo empeoró de forma radical por la noche, ya no era solo diarrea sino unos dolores de tripa nada placenteros. Me duermo pero empiezo a potar de madrugada, todo. No me tengo en pie y llamamos al seguro Chapka Direct a las 6AM en India. Nadie cogía el teléfono a pesar de que venden asistencia 24h.

    Ankur no se separó de mi ni un segundo. No os imagináis la suerte que es tener cerca a alguien que te cuide como si fuera parte de tu familia. Si esto me llega a pillar sola me hubiera planteado “¿qué coño hago aquí? Me vuelvo a casa.”

    Me retorcía en la cama, mareos, dolor de cabeza, visión borrosa, débil porque en mi interior no quedaba nada. ¡Lloraba cual niña pequeña! 😦 Ankur seguía llamando al seguro Chapka Direct y nadie cogió el teléfono hasta Sigue leyendo

    64-65 Orchha: mas historia que el Taj Mahal

     

    Mis últimos pasos en India me apetecía darlos en un sitio tranquilo, sin mucho tumulto ni sobresaltos. El sitio elegido fue el pueblito de Orchha que significa oculto. Tal vez los templos se conservan bien porque antaño la ciudad estaba oculta entre los espesos bosques que la rodeaban evitando así batallas que tenían lugar en otras partes de India.

    Orchha también es un pueblo calificado como medieval por la fortaleza que rodea el palacio a orillas del río Betwa y por los templos que se mezclan con el bullicio del día a día. No hay un recinto turístico como tal, estamos hablando de templos esparcidos a lo largo y ancho de Orchha: en los aledaños de la plaza, entre las las casas, en medio del bosque…

    Viajar con Ankur me está descubriendo cosas de India que me asombran y a la vez me hacen reir. En una familia hindú tradicional, el primer pan horneado del día es para una vaca. Salen a la calle y a la primera que pillan Sigue leyendo

    59-60 Jodhpur: el fin de la ciudad azul

     

    Los relatos de Jodhpur que rozan lo romántico me hicieron pensar que iba embalada hacia la Pitufolandia de India pero encontré una ciudad, otra más, donde no han sido informados de que las papeleras se inventaron hace siglos y donde si bien es cierto que hay casas y tejados azules, estos están muy dispersos en el paisaje de manera que no llegas a tener un continuo sentimiento “azulón”.

    Para encontrar el “azulón” de las postales tienes que callejear concretamente por el barrio que está a los pies del fuerte de de Mehrangarh

    Antiguamente en Jodhpur las casas azules eran únicamente de la casta Brahmin (sacedotes hindues) pero poco a poco el resto de gente se copió. Pasaron los años y los indios, que pueden presumir de vocación destructora y deficiente visión turística, decidieron actualizar el estilo de sus casas a gris, verde, ladrillo…así que a día de hoy encuentras una casa azul seguida de Sigue leyendo

    48-49 Rishikesh: hinduismo, yoga y turismo

     

    Tras unas semanas locas con cambios culturales, religiosos y mutaciones constantes del paisaje más clima, llego a Rishikesh con ganas de descansar a orillas del río Ganges pero ay! ilusa, que aquí también pitan. Si las fotos emitieran sonido, ahora mismo estarías tapándote los oídos.

    De nuevo un trayecto a priori corto se ha convertido en pesadilla por retraso del tren y el mal estado de la carretera para el bus. Prepárate mentalmente para 240km en 8 horas. ¿Cómo llegué a Rishikesh?

    • Tren desde Nueva Delhi a Haridwar en segunda clase, 170 rupias.
    • Bus desde Hariadwar a Rishikesh, 35 rupias
    • Tuk tuk compartido de Rishikesh a Laxman Jhula, 20 rupias.

    Los dos primeros días los he aprovechado para visitar Risikesh y comprobar que el ashram que me habían recomendado para el retiro de yoga cumplía mis expectativas. Oriéntate: Sigue leyendo

    42-43 Srinagar: la joya de Cachemira

     

    Son sólo 300km y sin embargo se siente como si hubiera cambiado de país. Tras dos semanas en Ladakh más próxima al Himalaya, ahora me siento un poco desubicada en Cachemira por el fuerte contraste de paisaje, religión, fisonomía y vestimenta de la población.

    A pesar de que Srinagar (capital de verano del estado de Cachemira) es un lugar único en India, son pocos los turistas que vienen a esta zona por la mala prensa de la ciudad respecto a los conflictos con Pakistán. Los atardeceres leyendo en el embarcadero de cualquier house boat en mitad del lago Dal te deberían servir de excusa para venir a Srinagar y olvidarte de los prejuicios.

    Otro orgullo de la ciudad son sus jardines Muhal y para llegar a ellos desde el lago Dal tienes que coger unos jeeps compartidos por 10-20 rupias el trayecto.

    Los primeros jardines que visité son los de Shalimar Bagh, construidos hace mas de cuatro siglos por el emperador para su mujer. Los jardines conectan bajo tierra con el lago Dal Sigue leyendo

    24-26: McLeod Ganj, la fe mueve montañas

     

    No estoy soñando, escasos días me separan de irrumpir en la cordillera del Himalaya. Detrás de todos esos picos está el apodado techo del mundo, Tibet. En uno de mis múltiples delirios me imagino emulando la hazaña de Heinrich Harrer “Siete años en el Tibet” colándose en el país de las nieves por la puerta de atrás.

    Lejos queda ese Tibet en el que las distancias se medían por los días que tardabas en llegar andando de un sitio a otro. Hoy el Tibet de los relatos que nos enamoraron ya no existe. En este siglo los relatos no hablan de aventuras sino de cómo el férreo control chino ha transformado Tibet, “Viaje a los dos Tibet: de Lhasa a Dharamsala”.

    Lo más cercano que podemos conocer de Tibet está en este rincón de India, en el barrio de McLeod Ganj (Dharamsala), donde se estableció el gobierno tibetano en el exilio y donde está la residencia del Dalai Lama. Aunque si te digo la verdad, cuesta evocar Tibet porque lo que te encuentras son cuatro calles llenas de hostels, restaurantes, ruido y mucha gente.

    En el Museo Tibetano a través de fotografías y documentales se puede conocer la historia de los miles de tibetanos que llegaron a McLeod Ganj tras cruzar el Himalaya a pie durante Sigue leyendo