Egipto: ¿cómo comprar billetes de tren online a precio egipcio?

Aquí puedes encontrar precios, alojamientos y otras recomendaciones.

Partía de la base de que a unos amigos por el trayecto El Cairo-Aswan en tren les cobraron 80€ para ir en una cabina de turista. Y me negaba a creer que no hubiera otra opción. Cuándo empecé a buscar información sobre cómo comprar billetes de tren en Egipto me encontré con lo siguiente:

  • Que un turista sólo puede comprar billetes a precio de turista bien a través de una agencia o el counter de turista de la estación. –> Falso.
  • Que para comprar un billete a precio de ciudadano egipcio sólo se puede hacer en una máquina de la estación –> Falso.
  • Y que lo anterior es imposible porque las máquinas no están en inglés. –> No lo sé.
  • Y que si compras el mismo día que viajas es posible que no haya sitio libre. –> Cierto

Finalmente compré los billetes de tren para viajar por Egipto online y pagando con tarjeta. Por mi experiencia, no se si siempre es así: LA COMPRA ONLINE SE HABILITA 15 DÍAS ANTES DE LA FECHA DE SALIDA.

Para ello tienes que entrar en la web de los trenes de Egipto equivalente a nuestra “renfe”,click aquí, poner la página en inglés y hacerte una cuenta completando un formulario con tu nombre, apellidos, nacionalidad, pasaporte, nombre de usuario, password, email, teléfono y escribiendo el código de verificación.

Una vez creada la cuenta haz login con tu nombre de usuario y contraseña. Para continuar tendrás que aceptar las condiciones. Sigue leyendo

Anuncios

Shanghai: enfrentándome a China

  

Este viaje no ha tenido un esencia puramente turística porque he pasado muchos horas en la oficina pero me ha dado tiempo a sentir que Shanghai es una burbuja para chinos, algo diseñado a medida con precisión milimétrica por y para ellos. Aunque estuviera aquí años y años creo que nunca podría sentirme parte de esta sociedad.

Shanghai me ha hecho pensar en el comportamiento de las personas. Tanto China como India tienen más del mil millones de habitantes pero mientras en Shanghai la masa camina siguiendo unas normas cual ejército, en Nueva Delhi nadie entiende de reglas. Esto pinta dos sociedades similares en tamaño pero gobernadas de distinta forma.

También he notado que Shanghai es mucho más cerrada que Hong Kong y Taipei: no se habla inglés, internet está muy bloqueado (google, whatsapp, gps, redes sociales…), hay muchos carteles no traducidos a nuestro alfabeto y si vas a un restaurante necesitas foto para entender el menú. Esto hace de Shanghai una ciudad exótica pero complicada cuando te estas iniciando en China.

En Shanghai la barrera del idioma, o hablas chino o estas jodido, Sigue leyendo

99-100 Mi vorágine antes de volver a casa

 

Estaba muy mentalizada de esta fecha porque el vuelo Katmandú-Madrid lo tenía comprado desde Mayo. Todo llega a su fin pero me voy con el sentimiento de que me puedo morir tranquila: “el día que comprendí que lo único que me voy a llevar es lo que vivo empecé a vivir lo que me quiero llevar”.

Hablando de kilómetros, este no es el vuelo de vuelta más largo que he hecho en mi vida pero si es uno de los vuelos más interminables si tratamos las emociones. Estos últimos días han sido como una olla a presión de sentimientos contrapuestos, algo así como tener la mitad de tu cabeza en Katmandú y la otra mitad en Madrid.

Por un lado me entra nostalgia cuando echo la vista atrás porque esto ha sido una dulce vorágine. Han sido muchos momentos irrepetibles y claro, siempre podré volver a un sitio pero cada minuto de la vida es único. Voy a echar de menos la sensación de libertad y de no mirar el reloj porque en breves entraré de nuevo en ese bucle en el que corremos demasiado y a tal velocidad no apreciamos nada. La montaña me ganó dos veces en el último instante y esto hace unos años por orgullo hubiera sido imposible pero ahora mismo valoro más el camino que la cima. Sigue leyendo

98 Bhaktapur: un entramado medieval

 

De los puntos álgidos del valle de Katmandú, decidí visitar Bhaktapur ya que por los comentarios de viajeros que conocí, era el lugar mejor conservado o rehabilitado tras el terremoto de 2015. ¿Cómo llegar a Bhaktapur? Cogiendo una micro en Ratna Park (Katmandú) por 25 rupias, menos de 0.25€ y en torno a 15km.

Bhaktapur ha supuesto conocer el Nepal que está entre medias de las grandes ciudades y el mundo rural, ha sido vivir el presente pero rodeada de calles y monumentos con apariencia de pasado.

De Bhaktapur se dice que fue una ciudad próspera porque pasaban los comerciantes que iban desde Tibet a India y se les cobraban peajes. Bhaktapur llegó a ser capital de Nepal siendo el centro económico y político. Y cuando vinieron tiempos peores de conquistadores y batallas, Bhaktapur mantuvo su independencia. A día de hoy debe seguir siendo muy próspera porque… Sigue leyendo

97 Katmandú: celebrando Dashain

 

Como iba a pasar más de una semana en Katmandú opté por buscar un alojamiento, Sara’s Backpackers Hostel, en un barrio más tranquilo y fuera del entorno turístico. Este era el típico barrio donde sales a comprar y los nepalís no se explican que haces ahí o cuando te bajas de la micro y dan por hecho que te has confundido.

Gracias a que me alojé ahí pude celebrar una de las fiestas más importantes de Nepal en un ambiente familiar. Esta fiesta se llama Dashain, dura quince días y se celebra a finales de septiembre desde la luna nueva a la luna llena.

Durante Dashain se sacrifican ovejas, búfalos y cabras en honor a la diosa Durga y su sangre tinta las esculturas de los templos. A posteriori entendí de dónde salen las vísceras que la familia cena Sigue leyendo

96 Katmandú: leer, comer y comprar

 

Reencontrarme con Maja ha sido una alegría. Estábamos tan cansadas del ritmo de viaje que nos apetecía pasar unos días que nada tuvieran que ver con visitar, dar tumbos o caminar largas distancias.

Uno de nuestros planes favoritos fue ir a la librería de segunda mano Paraside Book Shop ubicada en Thamel con clásicos como “El Alquimista” o “Siete años en el Tibet” hasta libros más modernos o antiguos como uno que pillé de la época hippy de Katmandú. Otras librerías no tan de segunda mano son Pilgrims Book House cerca de la anterior y Everest Book Service fuera de la zona turística.

Tampoco hemos escatimado en comer porque nuestro estómago se asemeja a un pozo sin fondo por el esfuerzo que hemos realizado en el trekking del circuito de Anapurna.

En Katmandú incluso en la zona turística puedes encontrar puestos de comida local tan barata como Sigue leyendo

95 Katmandú: Swayambhunath o monkey temple

 

A pesar de que Buda nació en Nepal y de que vayas donde vayas se ven colgadas banderas de oración, resulta que el 80% de nepalis profesa el hinduismo. Las estadísticas, aunque son ciertas, son difíciles de creer bajo la mirada de un turista porque los templos más visitados son los budistas.

La parte buena de esta mezcla religiosa es que en Nepal conviven sin problemas ambas religiones. En todo el tiempo que llevo en Nepal ningún nepalí me ha hablado mal de alguien por motivo religioso cosa que si me pasó en India donde noté un cierto malestar entre los hinduístas y los musulmanes de Cachemira.

Después de Boudhanath supose que Swayambhunath no me impresionaría pero fui y Sigue leyendo

94 Katmandu: cómo extender la visa de Nepal

 

Se puede decir que este fue el primer error logístico que tuve en el viaje. Mi visado de turismo de Nepal me dejaba permanecer en el país 30 días. No sé en qué momento perdí la noción del tiempo y crucé la frontera un día antes de lo que debería.

Así que me vi en Katmandú consciente de que en mis últimas 34 horas en Nepal sería ilegal. Llegados a este punto hay dos opciones: o te la juegas a que en el aeropuerto hagan la vista gorda y no te multen o extiendes la visa.

¡TIMO 10! Viendo como se las gastan por Nepal para aprovecharse de los turistas Sigue leyendo

93 Katmandu: kumaris o diosas vivientes

 

Esta es una de las tradiciones más antiguas (se dice que empezó en el S.XII), más arraigadas en Nepal y mas controvertidas que he visto. Desde mi visión occidental y atea la traduzco como “fastidiarle la vida a una niña por culpa de la religión”.

Resulta que en Katmandú hay una kumari, una diosa viviente o lo que es lo mismo una reencarnación de la diosa Taleju, un niña de carne y hueso venerada tanto por budistas como hindúes. De casualidad, me pilló en Katmandu el nombramiento de la nueva Kumari el 28 de Septiembre de 2017.

La kumari es seleccionada por cinco sacerdotes que buscan en ella 32 perfecciones de una diosa, algunas tan ridículas como tener los muslos como un ciervo, tener las pestañas como una vaca, etc. Después, la futura kumari tiene que superar una prueba de valentía sin llorar, Sigue leyendo