Myanmar: viajar en transporte público

Para los autobuses de largo recorrido lo mejor es que compres el billete en tu hostel aunque pagues un pequeñísimo extra. La terminal está muy alejada del centro, nadie habla inglés y es imposible entender el idioma, ni hablado, ni escrito.

Desde el aeropuerto de Yangón hasta Sule Pagoda (barrio mochilero de Yangón), 7$ en taxi.

En el barrio de Sule están los alojamientos tipo backpacker. Seguramente vayan más viajeros hacia el mismo sitio así que compartir es un buen plan y te sale el taxi “tirao”. Si estás bajo mínimos de presupuesto en este blog te cuentan cómo llegar en bus por 0.20 céntimos.

Desde el barrio de Sule (Yangón) hasta la estación de buses Aung Mingalar, 0.20 céntimos.

Si decides ir así lo mejor es que alguien de Myanmar te escriba en un papel la traducción porque no es tan fácil entenderse. Una vez que llegues a Aung Mingalar, es como un descampado enorme lleno de compañías de buses, necesitarás ayuda para encontrar tu bus gracias a los garabatos que en Myanmar tienen por alfabeto.

autobus Yangon

Desde Yangón (estación de buses de Aung Mingalar) a Kalaw, 13.000 kyats=9.30 Euros

Continue reading

México DF: transporte público

Hoy por primera vez me he montado en un pesero (autobús) en México DF.

Cuál ha sido mi sorpresa que estábamos en una calle de cuatro carriles y nuestro querido pesero iba en sentido contrario. La cosa no acaba aquí. Las paradas no están indicadas así que tu levantas la mano o silbas o te pones en medio y la puerta se abre. Si te quieres bajar pegas un grito, saltas y listo.

El metro lo uso con frecuencia para ir al centro o a inglés o a La Condesa (3 pesos= 0.17 céntimos/boleto). Es curioso porque en los vagones venden de todo: tiritas, cuentos, bombillas… Incluso hay vagones con “fiesta”, pasajeros con super altavoces a la espalda que “pinchan” su último recopilatorio de canciones por si alguien quiere comprar su cd.

metro mexico DF

Cómo veis en la foto, en ciertos pasillos a determinadas horas las mujeres tienen su carril lo cuál es estupendo porque aquí les gusta demasiado arrimar.

Y por fin, los taxis. Si, es cierto, son baratísimos, muy baratos pero el tráfico de México DF hace que puedas estar dentro del taxi una hora para ir al barrio de al lado. Lo más seguro es pedir el taxi por teléfono para evitar los atracos que son comunes cuando pillas un taxi de la calle.

Otra forma de moverte por DF es la eco-bici. Para esto hay que sacarse una tarjeta con la que podrás coger bicicletas de varios aparcamientos de la ciudad. Lo veo bastante útil para moverte entre Condesa-Roma-Polanco.

Sigo muy feliz en México DF. A pesar del agobio de gente, la contaminación y olorcillo de los puestos, la ciudad tiene mucha vida y muchos planes.