22-23: Amristar, el corazón de los sikhs

 

Los días pasan pero para mí todos son sábados. Cada día estoy más contenta de haber cruzado la línea entre el deber de trabajar y el querer viajar durante cuatro meses. Pisar por tercera vez la India es un aluvión de emociones.

Desde la primera vez que escuché hablar de los siks en Nueva Delhi han pasado cinco años. Me llamó tanto la atención que apunté en mi lista de pendientes el templo dorado de Amristar que para los sikhs es como La Meca o El Vaticano y para mi es el sitio mas espiritual de India.

Para entrar en el templo dorado de Amristar hay que cubrirse la cabeza y las piernas seas hombre o mujer, hay que dejar los zapatos en unas estanterías y hay que lavarse los pies. Desde tu entrada al templo te acompañará una música de fondo que convierte el ambiente en relajante.

En el centro del lago está el templo dorado y las colas para entrar son interminables a cualquier hora del día. En el lago veréis a los hombres bañarse (para las mujeres hay Sigue leyendo

India: los sikhs

Con tantas religiones en el mismo país se pueden encontrar por la calle muchos estilismos. ¿Quienes son los del turbante?

Pues son aquellos fieles a la religión Sikh. Tuve suerte y me toco uno como compañero de viaje en el tren. Mis preguntas eran obvias.

Los sikhs no se cortan el pelo ni la barba en toda su vida. Cuando son jóvenes, como el chico de la foto, llevan una especie de turbante con una bola en la cabeza. Cuando son mayores y el pelo les ha crecido lo suficiente se ponen el turbante como el señor de amarillo.

sikh

Además es normal que lleven un peine dentro del turbante. El tema de la barba es muy gracioso. Cuando les crece mucho la sujetan con un red o se la pegan a la cara.

El templo sikh más importante de Delhi es Gurdwara Bangla Sahib. Si quieres entrar, tienes que taparte el pelo, los hombros y descalzarte. ¡Adelante!

Sigue leyendo