NewYork: #evadir #caos #Manhattan

Nueva York no estaba en la lista de “tengo que ir corriendo” pero, circunstancias de la vida, he pasado allí dos semanas.

Al igual que me pasó en Miami, tengo un problema con USA, mi más que feliz estancia en Nueva York no se ha debido a la ciudad en sí misma sino a la gente que he conocido porque sin ellos no hubiera hecho planes que un turista pasa por encima.

Nueva York, en concreto el barrio de Manhattan, me ha desquiciado y estresado hasta tal punto que me ha hecho pensar que Madrid es un pueblo y un paraíso para vivir, hasta tal punto que en algún momento llegué a pensar “Nueva ¿York? o Nueva ¿Delhi? ¿Dónde estoy?”. Mi manera de querer a esta ciudad es buscar sus sitios silenciosos y en la medida de lo posible solitarios.

La terraza del 230 fifth roof top bar. ¡¡wow wow!! ¡¡momentazo!! Nueva York iluminado casi a tus pies con el Empire State justo enfrente de tus narices haciéndote olvidar a esa masa de gente que no sonríe y no sabe vivir sin empujar y correr. Dan ganas de quedarse en la terraza horas y horas. ¿Adivinas cuánto cuesta la cerveza? Pues el precio estándar newyorkino, 8$.

nueva york 230 roof top bar

230 Roof top bar

Navegar en velero y disfrutar del atardecer de Nueva York. Ni en la mejor de mis noches había soñado con este plan. Soltamos amarras, izamos las velas rumbo a la estatua de la libertad, cambiamos de dirección hacia el río Hudson buscando un viento que nos empuje con más fuerza y ¡zas! ¿Qué ven mis ojos? Todo Manhattan en la misma panorámica. En la distancia el Chrysler parece un edificio de juguete.

Sigue leyendo

Anuncios