96 Katmandú: leer, comer y comprar

 

Reencontrarme con Maja ha sido una alegría. Estábamos tan cansadas del ritmo de viaje que nos apetecía pasar unos días que nada tuvieran que ver con visitar, dar tumbos o caminar largas distancias.

Uno de nuestros planes favoritos fue ir a la librería de segunda mano Paraside Book Shop ubicada en Thamel con clásicos como “El Alquimista” o “Siete años en el Tibet” hasta libros más modernos o antiguos como uno que pillé de la época hippy de Katmandú. Otras librerías no tan de segunda mano son Pilgrims Book House cerca de la anterior y Everest Book Service fuera de la zona turística.

Tampoco hemos escatimado en comer porque nuestro estómago se asemeja a un pozo sin fondo por el esfuerzo que hemos realizado en el trekking del circuito de Anapurna.

En Katmandú incluso en la zona turística puedes encontrar puestos de comida local tan barata como un plato de momos por menos de 1€ o pedirte un lassi por menos de 0.50€. Es cuestión de callejear y donde veas multitud ahí. Con suerte pillas banqueta y si no de pie.

Katmandú también tiene un buen repertorio de restaurantes occidentales y se agradece. Que si, que está muy bien que seas el más inmerso e integrado del planeta en la cultural local pero hace falta cambiar el sabor de vez en cuando.

Mi restaurante más repetido fue Phat Kath porque tiene de todo, a buen precio, con platos abundantes y tiene mesas al aire libre con música de fondo. Y el OR2K que es 100% ambiente mochilero y occidental pero me encanta el hummus, la pasta y la ensalada de queso de cabra así como los cojines para comer sentada en el suelo.

Esto es una pijada pero a escasos días de la vuelta a la normalidad, un lujo no está de más. Los domingos puedes ir al brunch en el hotel Hilton y con derecho a piscina. Son 30€, bastante bien si lo comparo con los precios de Europa 😀

En 97 días no he comprado ni un regalo porque no quería cargar peso en la mochila pero ahora que se acerca el final y viendo el barrio de Thamel lleno de tiendas he aprovechado para pillar dos imanes, dos camisetas del trekking de Annapurna y dos mochilas cuquis. Para que luego me digan ratilla! 😀

Anuncios

95 Katmandú: Swayambhunath o monkey temple

 

A pesar de que Buda nació en Nepal y de que vayas donde vayas se ven colgadas banderas de oración, resulta que el 80% de nepalis profesa el hinduismo. Las estadísticas, aunque son ciertas, son difíciles de creer bajo la mirada de un turista porque los templos más visitados son los budistas.

La parte buena de esta mezcla religiosa es que en Nepal conviven sin problemas ambas religiones. En todo el tiempo que llevo en Nepal ningún nepalí me ha hablado mal de alguien por motivo religioso cosa que si me pasó en India donde noté un cierto malestar entre los hinduístas y los musulmanes de Cachemira.

Después de Boudhanath supose que Swayambhunath no me impresionaría pero fui y comprobé que me equivoqué ya que desde esta estupa hay un buena panorámica de todo Katmandú gracias a que subes 365 escaleras y aunque las estupas son más pequeñas, el conjunto tiene su encanto. 😀

Como en la cosmovisión maya o la filosofía griega, en el budismo los elementos agua, tierra, aire y fuego también tienen un significado. Swayambhunath al igual que otras estupas está formado por una base cuadrada (tierra), una cúpula semiesférica (agua), una aguja cónica (fuego), una luna creciente (aire).

Swayambhunath se completa con los ojos de buda en la parte superior observando los puntos cardinales. Entre los ojos no está pintada una nariz sino el número uno en nepalí que simboliza la unidad y encima el tercer ojo que simboliza de la sabiduría.

Da la casualidad de que tengo un pequeño lunar entre los ojos y son muchos los indios y nepalís que me paran por la calle para decirme que soy afortunada, que tengo como un tercer ojo. ¡Qué fé la suya! 😀

94 Katmandu: cómo extender la visa de Nepal

 

Se puede decir que este fue el primer error logístico que tuve en el viaje. Mi visado de turismo de Nepal me dejaba permanecer en el país 30 días. No sé en qué momento perdí la noción del tiempo y crucé la frontera un día antes de lo que debería.

Así que me vi en Katmandú consciente de que en mis últimas 34 horas en Nepal sería ilegal. Llegados a este punto hay dos opciones: o te la juegas a que en el aeropuerto hagan la vista gorda y no te multen o extiendes la visa.

¡TIMO 10! Viendo como se las gastan por Nepal para aprovecharse de los turistas Sigue leyendo

93 Katmandu: kumaris o diosas vivientes

 

Esta es una de las tradiciones más antiguas (se dice que empezó en el S.XII), más arraigadas en Nepal y mas controvertidas que he visto. Desde mi visión occidental y atea la traduzco como “fastidiarle la vida a una niña por culpa de la religión”.

Resulta que en Katmandú hay una kumari, una diosa viviente o lo que es lo mismo una reencarnación de la diosa Taleju, un niña de carne y hueso venerada tanto por budistas como hindúes. De casualidad, me pilló en Katmandu el nombramiento de la nueva Kumari el 28 de Septiembre de 2017.

La kumari es seleccionada por cinco sacerdotes que buscan en ella 32 perfecciones de una diosa, algunas tan ridículas como tener los muslos como un ciervo, tener las pestañas como una vaca, etc. Después, la futura kumari tiene que superar una prueba de valentía sin llorar, Sigue leyendo

92 Katmandú: la estupa de Boudhanath

 

Cuando viajamos por Asia nos quedamos estupefactos mirando las estupas sin saber que en sus orígenes eran únicamente montículos de arena que servían de tumbas. A pesar de que he visto muchas estupas por todo Asia, Boudhanath me impresionó por su inmensidad comparable a la estupa de la pagoda Shwedagon en Yangon y le otorgué el título de mi sitio favorito de Katmandú.

Dice la leyenda que la construcción de Boudhanath tiene sus raíces en una mujer que se acercó al rey a pedir un terreno para hacer una estupa. El rey le dijo que le daría el terreno que cupiera dentro de una piel de búfalo. La mujer cortó la piel de búfalo en delgadas tiras y con ellas circundó el área donde ahora se asienta Boudanath.

Por Boudhanath pasaba la ruta comercial que unía Lhasa (Tibet) con Katmandú y los comerciantes aprovechaban para Sigue leyendo

91 ¿Cómo moverse por Katmandú?

 

He pasado tantos días en Katmandu que he aprendido a moverme con soltura en el transporte público. Imprescindible el mapa offline y el GPS operativo para saber donde bajarse.

Un punto de referencia para orientarte es la Ring Road que sería el equivalente a la M-30 de Madrid. Da la vuelta a todo el centro de Katmandú y por ella circulan los buses, las micros, etc. En cualquier punto de esta carretera es muy fácil encontrar una micro que te lleve a templos como Swayambhunath, Boudhanath y Pashupatinath.

Otro punto de referencia es Ratna Park que está muy cerca del barrio de Thamel. Aquí encontrarás buses y micros que salen de Katmandú rumbo a Patan o Bhaktapur, lugares que seguro vas a visitar.

Como ves, caminar por Katmandú es viable con la peculiaridad de que cada vez que intentes cruzar una avenida grande tendrás que sacar toda la valentía que llevas dentro a sabiendas de Sigue leyendo

90 Katmandú: dos años y medio después del terremoto

 

Los primeros paseos por la capital de Nepal hacen que me pregunte: “¿quién se ha quedado las ayudas que países de todo el mundo donaron para que Nepal se recuperara del terremoto?”. Llevo casi veinte días en Nepal y la sombra de la corrupción aparece en cada esquina.

Estoy en la zona turística de Katmandú, caminando desde el barrio de Thamel hasta Durbar Square, inmersa en una nube de polvo con comerciantes que agitan el plumero limpiando souvenirs, con el tendido eléctrico caído pero apuntalado con palos que juegan a hacer equilibrio, resbalándome con las sandalias gracias al polvo. Parece que el terremoto fue ayer y no en 2015.

La sorpresa llega cuando desviándote a escasos metros del desastre, Sigue leyendo

89: de Pokhara a Katmandú en autobús

 

Me despedí de Pokhara justo el día que se veían las cumbres y fue algo tan imprevisto que no tenía la cámara buena preparada. Emprendí el viaje de 200 kilómetros a Katmandú por 450 rupias, supuestamente iban a ser 6 horas que se convirtieron 11, pa’colgarse. 😦

La experiencia con el transporte y las carreteras de Nepal era tan mala que me daba mucha pereza moverme de un sitio a otro. Cuando te crees que ya has circulado por las peores infraestructuras del planeta y llegas a Nepal, te das cuenta de que no habías visto todo.

La situación es tal desastre que las carreteras de entrada a las dos ciudades principales, Katmandú y Pokhara, son de un carril para cada sentido, en las zonas montañosas Sigue leyendo

86-88 Pokhara: descansando a orillas del lago Pewa

 

A orillas del Lago Pewa, Pokhara se presenta como el lugar ideal para pasar unos días después un largo trekking. Pasé por aquí cuando llegué a Nepal pero como estaba muy liada preparando el trekking del circuito annapurna no me dio tiempo a ver nada.

Mi tan ansiada vista de los Annapurnas, esa que aparece en todas las postales, se me resistió porque la niebla y las nubes se encargaban de hacer su trabajo en las altas cumbres. El mejor mirador se encuentra en Sarangkot a donde tienes que ir justo un poco antes del amanecer, En serio, cuanto más tarde vayas más probabilidad de nubes.

Para llegar a Sarangkot a esas inhumanas horas lo mejor es que compartas el taxi con más viajeros de tu hostel. La vuelta la puedes hacer en una hora andando por un sendero que baja directo al lago y que también tiene buenas vistas.

El segundo mejor punto para tener buena panorámica de los Annapurnas es Sigue leyendo