48-49 Rishikesh: hinduismo, yoga y turismo

 

Tras unas semanas locas con cambios culturales, religiosos y mutaciones constantes del paisaje más clima, llego a Rishikesh con ganas de descansar a orillas del río Ganges pero ay! ilusa, que aquí también pitan. Si las fotos emitieran sonido, ahora mismo estarías tapándote los oídos.

De nuevo un trayecto a priori corto se ha convertido en pesadilla por retraso del tren y el mal estado de la carretera para el bus. Prepárate mentalmente para 240km en 8 horas. ¿Cómo llegué a Rishikesh?

  • Tren desde Nueva Delhi a Haridwar en segunda clase, 170 rupias.
  • Bus desde Hariadwar a Rishikesh, 35 rupias
  • Tuk tuk compartido de Rishikesh a Laxman Jhula, 20 rupias.

Los dos primeros días los he aprovechado para visitar Risikesh y comprobar que el ashram que me habían recomendado para el retiro de yoga cumplía mis expectativas. Oriéntate: Sigue leyendo

Anuncios

Varanasi: vida y muerte

¿Dónde dormir barato en Varanasi?

“Benarés es más antigua que la historia, más que la tradición, mayor incluso que la leyenda y parece dos veces más antigua que todos ellos juntos”.

Varanasi nos recibe a oscuras y con niebla, inmersas en un laberinto de callejuelas que desafían nuestra orientación y olfato. Créeme, nunca has olido algo semejante. Desde la azotea de la guest house el silencio sólo queda roto por la música de fondo que anuncia la llegada de otro difunto. La muerte en Varanasi está presente los 365 días del año, las 24 horas al día.

No amanece con un ambiente menos lúgubre que el de ayer. A orillas del río Ganges, rumbo a Manikarnika Ghat compartimos el camino con las reinas de Varanasi, las vacas, que a su vez pelean con otros escuálidos animales por encontrar algo que llevarse a la boca. Basura donde rebuscar no falta.

Varanasi Ganges vacas

La desigualdad en La India se palpa hasta en la muerte ya que el material con el que se enciende la hoguera para cremar el cuerpo depende de tu poder adquisitivo. Mientras unos compran madera de sándalo, otro se conforman con una madera más corriente o incluso mierda de vaca. Los aledaños de Manikarnika Ghat están llenos de “combustible”. Sigue leyendo