99-100 Mi vorágine antes de volver a casa

 

Estaba muy mentalizada de esta fecha porque el vuelo Katmandú-Madrid lo tenía comprado desde Mayo. Todo llega a su fin pero me voy con el sentimiento de que me puedo morir tranquila: “el día que comprendí que lo único que me voy a llevar es lo que vivo empecé a vivir lo que me quiero llevar”.

Hablando de kilómetros, este no es el vuelo de vuelta más largo que he hecho en mi vida pero si es uno de los vuelos más interminables si tratamos las emociones. Estos últimos días han sido como una olla a presión de sentimientos contrapuestos, algo así como tener la mitad de tu cabeza en Katmandú y la otra mitad en Madrid.

Por un lado me entra nostalgia cuando echo la vista atrás porque esto ha sido una dulce vorágine. Han sido muchos momentos irrepetibles y claro, siempre podré volver a un sitio pero cada minuto de la vida es único. Voy a echar de menos la sensación de libertad y de no mirar el reloj porque en breves entraré de nuevo en ese bucle en el que corremos demasiado y a tal velocidad no apreciamos nada. La montaña me ganó dos veces en el último instante y esto hace unos años por orgullo hubiera sido imposible pero ahora mismo valoro más el camino que la cima.

Me voy admirando la fortaleza de la personas que viven en entornos donde apenas se cubren las necesidades básicas. El nivel de sufrimiento que sentimos está condicionado por el entorno en el que crecemos y en ese aspecto el viaje ha sacado mi versión más frágil pero que a la vez me ha hecho más fuerte. Me voy queriendo dar medallas de oro a las personas que hicieron de cada lugar algo especial y a aquellas que me ayudaron sin dudarlo cuando estuve enferma. Especialmente en India, la gente me ha mostrado unos valores que no estoy acostumbrada a ver en mi sociedad.

Por otro lado, fantaseo con ver a mi familia, correr por el río Manzanares, montar en bici por la Casa de Campo, coger el autobús y que nadie me aplaste, ir por los pasillos de un supermercado repleto de productos como berberechos y aceitunas, abrir mis cajones y tener algo más que tres pantalones y tres camisetas. ¡Qué afortunada me considero por la experiencia vivida pero a la vez que bien se siente volver a casa!

Al trabajo, no tanto. Tras tantos meses al aire libre, se me hace difícil imaginarme encerrada en una oficina. Winter is coming… 😦

Anuncios

Un comentario el “99-100 Mi vorágine antes de volver a casa

  1. Pingback: Itinerario: 100 días de viaje por Singapur, Malasia, Sumatra, India y Nepal | ÓRALE COMPADRE!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s