92 Katmandú: la estupa de Boudhanath

 

Cuando viajamos por Asia nos quedamos estupefactos mirando las estupas sin saber que en sus orígenes eran únicamente montículos de arena que servían de tumbas. A pesar de que he visto muchas estupas por todo Asia, Boudhanath me impresionó por su inmensidad comparable a la estupa de la pagoda Shwedagon en Yangon y le otorgué el título de mi sitio favorito de Katmandú.

Dice la leyenda que la construcción de Boudhanath tiene sus raíces en una mujer que se acercó al rey a pedir un terreno para hacer una estupa. El rey le dijo que le daría el terreno que cupiera dentro de una piel de búfalo. La mujer cortó la piel de búfalo en delgadas tiras y con ellas circundó el área donde ahora se asienta Boudanath.

Por Boudhanath pasaba la ruta comercial que unía Lhasa (Tibet) con Katmandú y los comerciantes aprovechaban para parar a descansar y rezar. No fue hasta la invasión de Tibet por parte de China cuando Boudanath aumentó su popularidad, convirtiéndose en un sitio de peregrinación y refugio de la cultura tibetana.

Hoy Boudhanath se encuentra a las afueras de Katmandu y podrás visitarla pagando 400 rupias. La estupa se erige como algo grandioso y reinante en una plaza circular rodeada por restaurantes como La Casita de Boudhanath y tiendas que captan la atención de turistas, especialmente las que venden mandalas para pintar.

Alrededor de la estupa se palpa un ambiente tibetano que me recuerda a las imágenes que vi en Mcleod Ganj (India) porque son numerosos los budistas, tanto fieles como monjes, que dan vueltas alrededor de la estupa girando las ruedas de oración y recitando mantras.

En las calles aledañas a la estupa me sorprendió la cantidad de monjes menores de edad que había. Conocí a un chico de 29 años que me contó que en las familias tradicionales de las áreas más rurales de Nepal suelen enviar a uno de los hijos al monasterio para que se haga monje.

Este chico, tras varios años en un monasterio y a pesar del disgusto que supondría para su familia, decidió que la vida monástica no era su camino y que quería vivir como la mayoría de mortales. Tal era su ansia de libertad que decidió salir de Nepal e irse a trabajar a Qatar en el sector hotelero.

Se puede decir que el chico aplicó la frase “Si no te gusta lo que cosechas, analiza y cambia lo que siembras”.

Anuncios

Un comentario el “92 Katmandú: la estupa de Boudhanath

  1. Pingback: Itinerario: 100 días de viaje por Singapur, Malasia, Sumatra, India y Nepal | ÓRALE COMPADRE!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s