83-84 Final del trekking por el circuito de Annapurna

Malo es que te cueste entender a los demás pero peor es que no te entiendas a ti misma. Son casi cinco años soñando con venir hasta aquí y hoy mirando a la montaña desde el balcón de la guest house me pregunto por qué el ser humano decide hacer estas locuras de subir montañas durante tantos días.

Y cuando no encuentras respuesta, es el momento de dar la vuelta. Posiblemente porque no vivo la magia de la primera vez en altas montañas (no es algo nuevo) o porque llevo muchos meses de viaje (afloran pinceladas de nostalgia) o porque echo de menos a Ankur o porque el trekking no es 200% lo que esperaba (odio la carretera polvorienta) o porque mi salud cuelga de un hilo.

Este tipo de aventura es un partido en el que juegas tu contra el medio y para ganar ese partido no solo hacen faltan piernas duras como las que tengo ahora mismo sino también una cabeza a prueba de bomba. La cabeza dijo “¡Stop! Tienes que volver a tu casa entera” y decidí girar 180º.

Desde que salí del hospital en India he perdido 5kg en menos de un mes, durante todo el trekking he sufrido las secuelas en forma de diarreas sin sentido y a nada que me da soplo de aire frío me pongo mala. No hay más paracetamoles ni frenadoles. En este punto te queda aplicar sensatez y cordura sabiendo que la montaña se queda en el mismo sitio esperando tu regreso. Lo más doloroso fue separarme de Maja porque éramos el equipo perfecto!! 😀

Desde Manang a Besi Sahar hay jeeps que salen en torno a las 7am de la mañana. Son 100km pero tardarás 12 horas de tortura dando botes por los Annapurnas. Es el único medio que la población tiene para salir de aquí.

¡TIMO 6! Siempre van a querer cobrarte el doble que a los nepalís pero esta vez tuvieron la mala suerte de que era mediados de Septiembre (todavía no es temporada alta) y al haber muchas plazas libres en los jeeps tuvieron que aceptar la rebaja de 3000 rupias a 2400 por cabeza rupias y aun así es timo.

¡TIMO 7! Paramos a comer en una guest house con los otros nepalis que venían en el jeep. Pedimos todos lo mismo, el típico plato de Dal Bhat. “Casualmente” me quisieron cobrar por la misma comida 500 rupias más, me di cuenta pero estaba tan cabreada y harta de pelearme que se lo pagué.

Los turistas están tan hartos de timos, que a veces se dan situaciones como está del vídeo (independientemente de quien tenga razón porque no estaba ahí, el motivo son los precios, los cambio de precio dependiendo del color de tu cara o de tu pasaporte…).

¡TIMO 8! Desde Besi Sahar a Pokhara nos quisieron cobrar un precio extra por llevar mochilas grandes. “Disculpe, ¿y los pollos y las cabras no cuentan como bultos grandes?”. Obviamente, nos negamos a pagar ese extra.

Tras dos días conseguimos llegar a Pokhara, todas soñando con descansar en una cama y no dar botes en las próximas 24h. 😀

En conclusión, meditando a posteriori, la experiencia fue buena, me apetece volver a hacer trekking por Nepal pero cansa bastante que tus vacaciones se conviertan en un timo detrás de otro. Llevo 13 días y 7 timos. Tenía otro concepto o idea preconcebida de Nepal en cuanto a calidad humana y me he decepcionó un poco.

Anuncios

Un comentario el “83-84 Final del trekking por el circuito de Annapurna

  1. Pingback: Itinerario: 100 días de viaje por Singapur, Malasia, Sumatra, India y Nepal | ÓRALE COMPADRE!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s