29-30 Leh y el monasterio de Thiksey

 

Estoy en uno de esos rincones del planeta que muchos ni saben que existe. Estoy en uno de los sitios más inaccesibles de La Tierra ya que Leh permanece ocho meses al año sin comunicación por carretera ya que las vías que conducen a Manali y Srinagar se encuentran cerradas por la nieve.

Leh es tal cual me lo imaginaba: árido, muy montañoso, amigable, en un principio asfixiante porque estamos a 3600 metros, con un ambiente turístico de aire montañero y una población budista de ojos rasgados, tez morena, piel curtida por un sol cuyos rayos a esta altura no son filtrados y costumbres fuertemente arraigadas.

El punto central de Leh es el bazar y sus calles aledañas en las que además de ver a los campesinos de los alrededores vendiendo sus productos encontrarás artículos de montaña de todo tipo, tiendas de alquiler de motos, agencias de trekking y cientos de restaurantes y alojamientos.

Las calles de Leh están bastante limpias para el estándar indio, menos acústicamente contaminadas y son agradables para caminar a pie. Callejeando tarde o temprano acabarás en la subida que conduce al palacio de Leh aunque para tener mejores vistas sigue caminando hasta el pequeño monasterio en el que viven únicamente dos monjes.

Coincidieron mis primeros días en Leh con la visita del Dalai Lama y las riadas de peregrinos ladakhis desplazándose en masa hasta el lugar del evento. Tengo interés por la figura del Dalai Lama (a veces pienso que es una maniobra política de USA, otras veces pienso que es un líder espiritual) pero exponerme al fervor religioso me asusta así que paso de largo directa al monasterio de Thiksey.

A unos 20km de Leh, construido hace 600 años, habitado y bien conservado se alza en una colina. Se puede visitar el salón donde los monjes se reúnen y en el que hay un gong. También vi el sombrero amarillo propio de la orden budista del Dalai Lama “gelugpa” y la trompeta que teóricamente hacen sonar los monjes desde el tejado a las 7am.

Desde hace algunos años pienso que podría simpatizar con los principios del budismo pero cuando vengo a un monasterio y veo a los monjes más preocupados en recaudar dinero a porrillo que en rezar, pienso: otra religión más, la misma mierda.

Todas las estatuas, altares, cuadros del monasterio de Thiksey e incluso el pene de una escultura estaba lleno de rupias. El pene es considerado por algunos budistas una forma de ahuyentar los malos espíritus y convertirlos en deidades protectoras.

Para llegar al monasterio de Thiksey fuimos a la estación de buses y nos montamos en una furgoneta compartida con más gente local (40 rupias). A la vuelta a Leh te puedes bajar en Shey donde hay una gompa aunque muchos menos llamativa que el monasterio.

Os seguiré contando cosas de Leh en próximos artículos porque ha sido mi campamento base para los 15 días que he pasado en Ladakh y mi punto de descanso entre aventura y aventura.

One comment on “29-30 Leh y el monasterio de Thiksey

  1. Pingback: Itinerario: 100 días de viaje por Singapur, Malasia, Sumatra, India y Nepal | ÓRALE COMPADRE!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s