1-3. Singapur: comienza la aventura

 

Tengo la sensación de que Singapur ha crecido más en los últimos 50 años de independencia que muchos países de África y latino América en toda su vida. El caso es digno de estudio, pasar de unos cuantos pueblos de pescadores a convertirse en un punto estratégico del comercio marítimo y el mundo financiero. Singapur, ciudad-estado, es enana pero han sacado el máximo beneficio a los recursos que ofrecía este trocito de tierra. Hay voces que dicen que Singapur es gobernada como si se tratara de una gran empresa.

Pero Singapur nunca hubiera llegado hasta aquí sin la mano de obras de indios, malayos y chinos lo que ha dado lugar a una ciudad multiracial con barrios culturalmente bien diferenciados pero donde todos conviven con absoluta normalidad, o al menos eso percibo. Tal es la influencia de estas comunidades que Singapur tiene 4 idiomas oficiales: tamil, inglés, malayo y mandarin.

Kampong glam

Este es el barrio musulmán que fue asignado a los comerciantes árabes y está diseñado en torno a la Mezquita del Sultán. No se puede considerar un getto pero se respira el ambiente en los restaurantes libaneses o turcos o egipcios y en las tiendas de textiles.

Distrito financiero

También conocido como Merlion, este barrio parece un corta y pega de una porción de Nueva York, para mi gusto y sorpresa mucho más limpio y ordenado. El icono de Singapur está en este barrio y es un pez (representa el pasado pesquero de Singapur) con cabeza de león (“singa”=leon, “pura”=ciudad).

Marina Bay

Diseñado por y para el turista, horterada máxima. El hotel que se ha hecho famoso por su barco encima de tres torres y su infinity pool desentona bastante en el paisaje, el centro comercial tiene unas dimensiones tan desproporcionadas que sin querer entré en él y luego no encontraba la salida. Lo que pone la gracia a este barrio son los árboles “mutantes” que a las 7.45PM te deleitaran con música y luces y la vista del skyline de Singapur.

Little India

Los primeros indios llegaron a Singapur como sirvientes de los británicos. Lo más original del barrio son los templos de religión hindú rodeados de casas coloniales. Curiosamente en Singapur los indios se comportan bien, de manera muy diferente a cómo lo harían en su país. Nadie escupe, nadie se cuela en la fila, no tiran las cosas al suelo, no rumian en el transporte público…

Parte de ese milagro se debe a los normas estrictas que rigen la ciudad de Singapur. Aquí ha habido mano dura, a veces tengo la sensación de que está todo muy controlado, es decir, una línea muy fina entre democracia y dictadura. Se prohíbe hasta comer durian en sitios públicos, está claramente señalizado y quien se atreva a saltárselo, a pagar $$!

Barrio chino

Como cualquier barrio chino del mundo, mucho comercio, restaurantes y dos templos pero en el caso de Singapur también puedes encontrar la “Singapur city gallery” que es gratuita y tiene maquetas grandes e interesantes de cómo se construyó la ciudad y cómo le fueron ganando terreno al mar.

En tres días por Singapur también he tenido tiempo de ir a East coast park a pasear con la bici por un carril de 12km. Este parque muy típico de domingueros para deporte, picnic, acampada…te deja ver la costa y la cantidad de barcos que entran y salen de Singapur.

Me quedo con ganas de una clase de yoga en el jardín botánico que se convirtió hace poco en patrimonio de la Unesco. Si te interesa consulta el grupo “urban yoguis” de facebook.

Próxima parada Malasia!! 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s