Washington: el National Mall

 

La capital de Estados Unidos, Washington, me ha sorprendido para bien. Donde esperaba una ciudad enorme, ruidosa, con poca luz y atestada de gente, he encontrado todo lo contrario, una ciudad sin rascacielos, muy verde y hecha para pasear ya que las distancias no son muy largas e incluso te puedes desplazar en bicicleta.

Pasear por Washington ha sido como vivir en primera persona imágenes que tantas veces he visto en la televisión, fotos, vídeos y películas.

Empezando por el Monumento a Lincoln, aquí tuvo lugar el famoso discurso “I have a dream…” de Martin Luter King y la famosa escena de Forrest Gump en la que sale corriendo hacia Jenny quien en medio del estanque está gritando “¡Forreeeeest!”. Más allá de películas, el monumento se construyo en honor a Abraham Lincoln quién gobernó Estados Unidos durante la guerra civil.

Si continuamos caminando por el estanque llegamos a Washington Monument. Este obelisco se construyó en honor al primer presidente de Estados Unidos quien ganó la guerra de la independencia a los británicos. Este es el obelisco que aparece en las noticias cada vez que conectan con el corresponsal en Washington.

Cerca del obelisco está la Casa Blanca esa que vimos explotar en la película “Independence Day”
y actual casa del presidente de Estados Unidos. Las películas engañan pero no esperaba que la Casa Blanca fuera tan enana. Más que una casa presidencial parece un chalet en medio de Washington.

Siguiendo en línea recta llegamos al Capitolio que es el corazón legislativo de Washignton ya que alberga la cámara de representantes y el senado. No quedé tan impactada por el edificio porque ya había visto otras imitaciones de capitolios por el mundo. Lo que sí me gustó fue la biblioteca del congreso que está justo detrás.

Entre las columnas de mármol y los murales de esta biblioteca están escritas frases como “In books lies the soul of the whole past time”. Entre los 30 millones de libros que supuestamente se guardan destacan documento históricos como el borrador de la independencia o la Biblia de Gutemberg.

Hasta aquí el típico paseo por Washington de aquellos que vienen desde Nueva York a pasar menos de 24 horas. Pero que sepáis que la ciudad se presta a más planes, ¿qué más podemos hacer en Washington?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s