Varanasi: vida y muerte

¿Dónde dormir barato en Varanasi?

“Benarés es más antigua que la historia, más que la tradición, mayor incluso que la leyenda y parece dos veces más antigua que todos ellos juntos”.

Varanasi nos recibe a oscuras y con niebla, inmersas en un laberinto de callejuelas que desafían nuestra orientación y olfato. Créeme, nunca has olido algo semejante. Desde la azotea de la guest house el silencio sólo queda roto por la música de fondo que anuncia la llegada de otro difunto. La muerte en Varanasi está presente los 365 días del año, las 24 horas al día.

No amanece con un ambiente menos lúgubre que el de ayer. A orillas del río Ganges, rumbo a Manikarnika Ghat compartimos el camino con las reinas de Varanasi, las vacas, que a su vez pelean con otros escuálidos animales por encontrar algo que llevarse a la boca. Basura donde rebuscar no falta.

Varanasi Ganges vacas

La desigualdad en La India se palpa hasta en la muerte ya que el material con el que se enciende la hoguera para cremar el cuerpo depende de tu poder adquisitivo. Mientras unos compran madera de sándalo, otro se conforman con una madera más corriente o incluso mierda de vaca. Los aledaños de Manikarnika Ghat están llenos de “combustible”.

El interés de los hindúes por morir en Varanasi se debe a que creen en la reencarnación. Una vez que mueren, su alma queda libre y se mete en otro cuerpo que bien puede ser humano o animal. Pero si mueres en Varanasi, ciudad sagrada del hinduismo, tu alma alcanza el nirvana y se para el ciclo de reencarnaciones.

madera manikarnika ghat varanasi

Subidas en un balcón, divisamos al difunto cubierto de flores portado por hombres vestidos de blanco que le sumergen en el río Ganges antes de ponerlo en la pila de madera y encender la llama. Pasaran tres o cuatro horas hasta que el cuerpo se queme y las cenizas junto con los restos se tiren al río Ganges. Los detalles “peculiares” los guardo en mi memoria.

Y es aquí donde se juntan la vida y la muerte en Varanasi porque mientras unos están despidiéndose de sus seres queridos, otros, a escasos metros, están bañándose en multitud en el Ganges, lavando la ropa, fregando cacharros, rezando, vendiendo, un sin fin de barcas río arriba, río abajo.

ganges varanasi baño

Pasear de ghat en ghat por la orilla del Ganges es entablar conversación con la población local que ajenos a las diferencias culturales, preguntan y comentan cualquier tema sin pudor, sin filtros. Es vivir escenas cotidianas que difieren mucho de las nuestras. Es encontrarte de frente con los sadhus meditando, vestidos con túnicas naranjas. Es terminar el día en Dasaswamedh Ghat viendo la ceremonia de la puja.

Vine a Varanasi sabiendo de antemano que espiritualidad no queda, que la ciudad se cae a cachos, que es el lugar donde barren y barren pero nunca recogen, que encontrar una papelera es un reto al alcance de nadie. Sólo vine buscando algo culturalmente impactante y lo encontré. 🙂

varanasi sadhus

Anuncios

4 comentarios el “Varanasi: vida y muerte

  1. Ayúdame a definir en una sola frase todo lo que has vivido ahí. Porque no logro encontrar que decir a este contrastes de la vida y muerte. Increíble lugar.

  2. Pingback: India: en tren de Nueva Delhi a Varanasi | ÓRALE COMPADRE!

  3. Pingback: Itinerario de viaje por La India | ÓRALE COMPADRE!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s