Copenhague: pistas de hielo y Nyhavn

¡Que ganas tenía de volver al norte cuatro años después! El frío “me la trae al pairo”, te abrigas y punto 🙂

Copenhague cumple el patrón de mis queridas capitales nórdicas. Copenhague es una ciudad pequeña, poco poblada, poco contaminada, rodeada de agua y parques, con restaurantes de todo el mundo, una ciudad en la que reina la bicicleta y en la que la gente respeta las normas del juego. Vamos que Copenhague me ha encantado a pesar de que la cerveza sea carísima. 🙂

He retomado mi vieja actividad de ocio, que tanto echaba de menos, de aquel año que viví en Finlandia. En estos países es fácil encontrar pistas de hielo en la calle, a cielo abierto, en mitad de un parque o en el centro de una ciudad y gratuitas.

Kongens Nytorv Copenhague

En Copenhague la pista de hielo más bonita es la de Kongens Nytorv porque patinas en un sitio monumental, mires donde mires los edificios no pasan desapercibidos. Estaba cerrada por obras pero encontré otra pista de hielo a la entrada del parque de Frederiksberg que aunque es mucho más pequeña, era perfecta para probar mis nuevas “técnicas”. 🙂

La gente a estas latitudes es bien deportista. Las tardes de invierno no solo se matan patinando y con hockey sobre hielo, también se sale a correr a los parques armado con ropa térmica y un frontal en la cabeza para alumbrar en la penumbra. Un buen sitio para correr es la zona de lagos Sankt jordan lake o Sortedams lake, muy céntricos también.

Pasear por Copenhague con gorro, bufanda, doble pantalón, botas de goretex y cazadora de nieve ha sido un placer. He recorrido las calles peatonales llenas de comercios hasta llegar a mi sitio preferido, el canal de Nyhavn por el que hace siglos entraban los comerciantes que llegaban a Copenhague por mar.

copenhague nyhavn

En Febrero, de día o de noche, soleado o nevando, creo que es un lugar de postal, un sitio pintoresco que incita a beberte un bote de cerveza sentada en el borde del canal mirando a las casitas de colores y a los barcos. ¡Me puedo imaginar este sitio en verano!

El canal de Nyhavn y los aledaños están rodeados de terrazas cada una con su estilo pero hoy, todas tienen en común una cosa: una manta en cada silla y un “radiador” encima de las cabezas. ¡Átrevete a sentarte! jajaja

Cuando veo ciudades como Copenhague, me pregunto “¿Por qué no paras de dar saltos trabajando de país en país y te quedas quietecita aquí?”. Echo de menos disfrutar a fondo de una ciudad, de vivir en ella, de probar todas las cafeterías y tartas de queso, todas las rutas en bici, de conocer a la gente local…etc.

Copenhague y yo nos entenderíamos bien. Muaks!

Anuncios

Un comentario el “Copenhague: pistas de hielo y Nyhavn

  1. Pingback: Copenhague en bicicleta | Orale compadre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s