Luang Prabang II: al otro lado del Mekong

Podría hacer la misma ruta que ayer y no me cansaría.Luang Prabang me ha atrapado al igual que a muchos otros viajeros que llevan aquí incluso semanas.

Ayer desde una terraza, vi que al otro lado del Mekong había unas pequeñas aldeas y vi que durante toda la mañana cruzaban canoas con laosianos y pensé “tengo que ir”.

Hoy es el primer día que realmente empiezo a tener contacto con la gente local, llegando a un sitio donde nadie habla inglés y donde la gente mira con curiosidad a la vez que se ríen. Esto es la otra cara de Laos, las casas de paja más humildes de lo que puedes imaginar, los mercados de comida montados sobre el suelo, los niños que van al colegio y otros que nunca llegarán a ir…

Luang Prabang

Cruzando la calle principal del pueblo llegas a un sendero de varios kilómetros por el que entre campos de plátanos y papayas encontrarás templos alejados de toda riqueza, simples lugares de meditación donde viven menos de diez monjes. Ellos mismos se encargan de pintar, reconstruir y decorar el templo.

El que más me gustó fue el Wat Chom Phet al que se llega subiendo unas escaleras. Desde aquí tienes una vista del Mekong y de Luang Prabang desde lo alto, para disfrutarla en absoluta soledad. Es curioso como desde este lado del río se escucha la música de Luang Prabang, la música relajante, como “chill out”, que envuelve todos los rincones de Laos.

Luang Prabang Wat chom pet

Anochece pronto y un buen plan con un día despejado es subir a la colina del Wat Phu Si para ver el atardecer. Las fotos de Anja me dejaron alucinada. Me lo perdí porque me fui a “Utopía”, mi bar preferido de Luang Prabang.

A pesar de que oscurece Luang Prabang sigue en marcha con su mercado nocturno de ropa, su mercado nocturno para cenar…pero hoy estamos cansadas de noodles, padthai y arroz, hoy queremos darnos un homenaje que consiste en una barbacoa lao con carne y pescado a “cascoporro”.

bbq lao barbacoa

Esta es una de las ciudades de las que no te quieres ir, y créeme que fue difícil decir adiós, pero por mucho tiempo que tengas la vida del mochilero tiene que continuar en busca de nuevos lugares, experiencias y gente.

Anuncios

Un comentario el “Luang Prabang II: al otro lado del Mekong

  1. Pingback: Próxima parada, Laos | Orale compadre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s