Camino de Santiago. Etapa 27. Villafranca del Bierzo – O Cebreiro (29km)

Pero O Cebreiro escondía más secretos. Escondía su mágica puesta de Sol. Escondía una cena improvisada donde todos reíamos. Escondía un lugar perfecto para ver el cielo estrellado tirada en la hierba. Te escondía a ti, a mi y al de más allá.
 
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La etapa de hoy es larga y con un perfil exigente, los últimos km son en ascenso continuo superando un desnivel de 800 metros. ¿Motivadas por el reto?

5.30am. Las primeras horas caminamos de noche, entre montañas, viendo alguna que otra estrella fugaz. Me gusta esta sensación de estar a oscuras debajo del inmenso cielo y sentirme pequeña. Consigo dejar mi mente en blanco.

El amanecer marcó mi vuelta a la realidad. El asfalto es matador casi hasta Vega de Valcarcel porque vamos por el arcén de la N6 y por un carril bici. Joana y yo paramos en este pueblo a comernos un pincho de tortilla y a partir de aquí nos deseamos suerte para empezar a subir.

La Faba

Tras pasar Las Herrerías comenzamos a cruzar de León a Lugo por el monte. Los primeros 4km hasta La Faba se hacen por monte abierto y después por un bosque cerrado. Está muy inclinado y voy muy despacio. Disfruto tanto de la naturaleza que…¡no hay dolor!

Una casa, un señor y ¿la fuente? A 200 metros no dudo en meter mi cabeza debajo del chorro. Me vengo arriba ¡¡si puedo!! Es gracioso como todos los peregrinos paran en la misma fuente antes de afrontar el fin de etapa.

Los 5km más interminables de subida decido caminarlos sola porque necesito ir a mi ritmo y meditar. Según ganamos altura, desaparecen las zonas de sombra. Siento que el sol desata su ira contra mi cabeza. Decido hacer un alto en el camino, en la señal que marca el comienzo de Galicia junto con un peregrino de Estonia y dos de Hong Kong.

o cebreiro Galicia

Estoy en esa fase en la que admiro el mundo a mis pies pero pienso “seguro que tras la siguiente cima, ya veo el albergue”. Error, otra montaña. “Detrás de esas casas está el albergue”. Error, los peregrinos continúan subiendo a lo lejos. Y por fin…O Cebreiro!! ¿Llorar o reir? Siempre reir 🙂

El premio de la etapa es tirarme en mi esterilla y mirar al horizonte durante horas y horas mientras el aire enreda mi rizos. La tarde pasó muy rápido entre cervezas. Conocí a un chico americano muy inteligente, vividor, con experiencias de vida de las que se puede aprender y que me inspiraba una especie de buen karma.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Cómo termina nuestra etapa? La melancolía ha hecho que empezara a escribir este artículo empezando por el final de la etapa hoy 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s