Camino de Santigo. Etapa 2. Zubiri – Pamplona (21km)

La noche ha sido dura porque la gente ronca y además madrugan demasiado. ¿Esto es una peregrinación o una penitencia? En cuanto uno enciende la luz, ya no hay manera de dormir así que…a caminar!

Salimos de Zubiri por el puente gótico y desde el principio de la etapa vemos que el paisaje cambia. Dejamos los bosques pirenaicos y pasamos a caminos más abiertos con vistas a extensas praderas.

Durante un largo tramo de camino vamos paralelos al río Arga. Baja con tanto caudal que por unos momentos me hace soñar con una canoa que me lleve directa a Pamplona. El ruido del agua y del bosque me produce un sentimiento de relajación, otra de las cosas que he venido a buscar al Camino de Santiago. A medida que nos adentramos en Navarra aparecen pueblos cada pocos kilómetros.

zubiri pamplona

En Zuriain, mitad de la etapa, tenía pensado desayunar. Qué desilusión cuando llego y no hay bar. Por suerte llevo en la mochila un poco de pan, fiambre y frutos secos que disfruto sentada en el puente sobre el río.

Sigo mi camino guiada por las conchas que apuntan a Santiago y cuando aun quedan 8km de etapa noto molestias en el pie. Lo sé, lo siento, una ampolla está saliendo. Me ha pasado en todos los caminos y este no iba a ser menos. En estos momentos de dolores sólo el factor sicológico “si puedes” te ayuda a terminar la etapa.

Concha camino santiago

A lo lejos ya vemos una zona urbana y eso sube la moral. Llegamos a esta pintoresca mini presa que marca el inicio del entramado callejero. Atravesamos los pueblos vecinos de Villaba y Burlada hasta encontrar el cartel “Bienvenido a Pamplona”.
 
Coincidimos con una mujer francesa, unos 65 años. Su marino murió hace un año y como muchos peregrinos ha decidido hacer el camino para intentar pasar página. Fue un placer escuchar su historia.

Villaba Burlada

Llegamos a la primera gran ciudad del Camino de Santiago, Pamplona. Me sorprendieron las murallas de la entrada porque fue algo bonito a la par que inesperado.

Cruzamos la puerta de entrada al casco antiguo, caminamos por calles empedradas y estrechas con muchos bares de pinchos. La copita de vino cada vez está más cerca.
 
Pasamos por las famosas calles del encierro de San Fermín, Estafeta y Mercaderes, llegamos a la catedral y de ahí al albergue nos quedan escasos metros. Me gustaría visitar Pamplona más a fondo pero mis pies piden descanso.

pamplona-ciudadela

Me tiro en la litera y mi nuevo compañero de habitación es un hombre de Puerto Rico que con sus vivencias en la armada americana, en alta mar, ha conseguido que pase una tarde entretenida! Para la cena me junto con otros peregrinos con los que coincidí ayer en Zubiri. Esto también es parte del Camino de Santiago, conocer a gente estupenda.

¡¡Buenas noches!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s