Camino de Santiago. Etapa 1: Roncesvalles – Zubiri (22km)

¡Buen camino! Empiezo mis días de peregrina en Roncesvalles, inicio del camino francés. Me habían dicho que este camino estaba muy masificado pero no me esperaba que nos fuéramos a juntar 240 peregrinos/”gente vario-pinta”.

Dormí en el antiguo albergue de Roncesvalles que parece haber sido una iglesia gótica. Aquí no hay gallo mañanero, para eso están los peregrinos que se le levantan a las 5.30!! Me hago la remolona en el saco de dormir porque no me quiero levantar 🙂
 
Otros peregrinos me cuentan que en el albergue nuevo el hospitalero canta “Aleluya” a las 6am a pleno pulmón. Ese hombre es archiconocido porque lo hace todos los días!

Albergue Roncesvalles

Amanece en Roncesvalles con niebla y frío. Ahora agradezco cargar en mi mochila el impermeable y la cazadora. En el primer tramo se cruza un bosque pirenaico verde y denso. El paisaje es una delicia y hace que los kilómetros se pasen volando. Cuando me doy cuenta ya veo los primeros pueblos navarros del pirineo.

Echo un vistazo a mi guía y leo que comienza la subida al alto de Mezkiritz. Las lluvias y las nevadas de la semana pasada han dejado el terreno embarrado y los ríos desbordados pero el peregrino puede con todo y con ayuda de los bastones consigo superar los tramos sin problemas. Caminante no hay camino…

Espinal Navarra

Sigo andando rodeada de montañas, ovejas balando y caballos que cuando relinchan interrumpen mis momentos de soledad, esos que dedico a pensar en mí para aclarar sentimientos confusos y afrontar con ilusión la nueva etapa de mi vida.

Tras la niebla se abre un claro y cruzo la carretera, adentrándome en otro de los paisajes del Camino de Santiago que enamora.
 
Las hojas marrones propias del otoño adornan el suelo, los troncos de los árboles tienen musgo verde reluciente y las hojas que quedan en los árboles hacen una cubierta que impiden ver más allá.

Camino Santiago Roncesvalles

Llegar a Bizkarreta significó comerme un pincho de tortilla con otros peregrinos y conocer a una mujer creativa, luchadora y sonriente con la que recorrí los últimos 10km de la etapa hablando de la vida. Es aquí cuando te das cuenta de que todo el mundo tiene algo que aportar y de que puedes aprender muchas cosas de otras personas.

Empezamos la bajada con mucho cuidado. Nos reímos solas imaginando el culetazo que se pueden dar otros peregrinos con semejantes piedras y barro. Más de uno llegó con el culo sucio, jaja. Las primeras casas de Zubiri nos dan la bienvenida. Cruzamos el puente y nos vamos al albergue de peregrinos.

Puente Zubiri

Ahora empieza el ritual: pagar el albergue, sellar la credencial, coger litera, ducharse, lavar la ropa y comer. Sin duda, ha sido una jornada intensa y si hablamos de paisajes puedo decir que es una de las mejores etapas del Camino de Santiago.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s